Diciembre 2016: La posada del inmigrante

Migrant_Posada.jpeg“Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.” Lucas 2:7

María estaba montada en un asno y José estaba caminando a su lado mientras viajaban por el muro fronterizo de Nogales en busca de refugio durante la Posada del Inmigrante. La posadas recreaba el viaje de hace 2000 años cuando a María y a José les fuera negado alojamiento en varias estaciones a lo largo del camino y son finalmente bienvenidos en un lugar al final de la procesión. Una lluvia fría estaba cayendo este día, pero por un breve momento, el sol salió y apareció un arco iris.

Save

La primera estación estaba en el muro de Nogales, que fue construido en 1994. "Dondequiera que hay una pared, hay un cierre del corazón," leía un banderín colgado de la pared. Esas fueron las palabras pronunciadas por el Papa Francisco en el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín.

En cada estación, la gente en la procesión canta para pedir alojamiento y la gente desde adentro canta en respuesta que no hay sitio. "En nombre de la justicia, te pido que me dejes entrar. No te haré daño, sólo quiero trabajar", cantaba la gente en el lado sur de la pared en la primera estación. "Tenemos miles de agentes que protegen nuestras fronteras y no vas a cruzar", les respondieron.

"En nombre de la justicia, pido su apoyo y solidaridad. Separado de mis hijos, mi corazón está roto ", cantaban los deportados en la segunda estación. "No me importa lo que estás pasando. Los niños que dejaste atrás no lo volverás a ver ", fue la respuesta.

Hubo un momento de silencio en la tercera estación para recordar a los miles que han muerto en el desierto. “Somos una familia, deportada sin compasión. Los niños se quedan llorando, lamentándose de que son huérfanos ", cantó la gente de afuera. “No queremos que vengas aquí, quédate allá” respondió la gente de adentro.

María y José fueron finalmente recibidos en la última estación que estaba en un comedor donde los inmigrantes recientemente deportados reciben dos comidas al día. Allí cantamos todos: "Celebremos sin fronteras ni barreras, personas sedientas de justicia. Hoy vamos a trabajar y luchar juntos por la justicia y la dignidad ".

Scott Nicholson sirve en el Hogar de Esperanza y Paz, un centro comunitario localizado en la vecindad Bella Vista en Nogales, Sonora, en el borde de Méjico y los Estados Unidos.


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.