Febrero 2017: Desconectarse para conectarse

“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! “ Salmo 133:1

Tuve la desgracia de extraviar mi teléfono en un microbús. Esto no es una situación poco común en el caótico mundo del transporte público de El Cairo. Luego de unos días de luto por mi computadora tamaño de bolsillo, lo que había en el fondo superó rápidamente el tamaño de la nube de tormenta.

Los retos obvios no me sorprendieron. Comunicarse con amigos y colegas en Egipto, comunicarse con amigos y familiares en otros países, medios de comunicación social, tomar fotografías y comprobar el clima fueron un poco más difíciles, una molestia. No me había dado cuenta de lo dependiente que me había convertido en mi teléfono para obtener direcciones, conocer a mis amigos y encontrar mis calcetines cuando la electricidad se apagaba en mi apartamento. Cada uno de estos obstáculos requería una mayor planificación, a excepción de la última que requería tropezar en la oscuridad tratando de abrir las cortinas.

La planificación me obligó a reservar tiempo para las actividades y me permitió estar plenamente presente en esas actividades. Fui capaz de dedicar tiempo a crear y fomentar amistades con mis compañeros de trabajo, vecinos y compañeros estudiantes árabes. Esta comunicación intencional fue más allá de la gente en Egipto. Aunque no pude hablar con mis amigos y mi familia fuera de Egipto, me encontré más invertido en las conversaciones que pude tener.

En los ocho años desde que empecé a usar un teléfono celular, nunca he estado más "desconectado" del mundo que me rodea de acuerdo con las definiciones tecnológicas modernas. Sin embargo, en esos mismos ocho años nunca me he sentido tan presente e inmerso en lo que estoy haciendo. Ahora que tengo un teléfono de reemplazo, tendré que trabajar para mantener el nivel de intencionalidad y enfoque de los que me he beneficiado durante este tiempo. Por suerte para mí, la batería tiene una vida muy corta.

Will O'Brien, es miembro de a Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) de Union Avenue en St. Louis, Missouri. Sirve como interno de las Misiones Globales con la Organización Cóptica Evangélica para Servicios Sociales (CEOSS). Su nombramiento es apoyado por la Semana de la Compasión, la misión de la iglesia en pleno, el Fondo de Misiones Discípulos y sus donativos especiales.


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.