Pedro Carlo-Muñiz, Long-term Volunteer

How would you describe the mission of our partner in Argentina and your work with them?

God gives us beautiful privileges, which allow us to reach other lands where we can share and learn about the experience of faith that allows us to build and serve in love, friendship and solidarity.  After 17 years of pastoring in the city of Caguas, P.R., God allows us to reach distant lands, to meet and accompany a people that our God has already been taking care of with much love.  Being a part of the God’s project is an undeserved privilege.  It is being able to get to where there are people that receive me with love and attention.  They are a believing people, hardworking and helpful that worship and love God.  So I have to say thank you God for this gift so precious that we've arrived to Argentina, to the land of the Chaco, so that together we can accomplish the mission that has been entrusted to us.  We have had the opportunity to share, talk transparently where we can have open spaces to meet, listen and learn from each pastorate and their leaderships; but at the same time with the opportunity to share strategies, work plans, our love and understanding.  We are located in the Northern Region where there are three congregations: Resistance, Barranqueras and in the community of General Vedia in Chaco Argentina. We have initiated the process of getting to know each of the congregations, sharing with them, which has allowed us to begin along with the pastors’ possible strategies to strengthen the congregations.  The difference is made by the capacity of their leadership to recognize areas of need, allowing us to help, and in this way being able to walk together towards God’s project in the North Region of Argentina.

The congregations of Argentina have particular needs.  And in these two months not yet completed, having established ourselves to live in one of the pastoral houses of one of the congregations of the Chaco, has enabled us to begin with these congregations a beautiful relationship of partners.  Our responsibility will be guided to what would be the advice in all processes corresponding to the support of each congregation and brotherhood with the Disciples Of Christ Church of Paraguay.  Work has started in the North Region of Argentina, where the doors have opened to an active collaboration, united and with much desire to be able to develop strategies that will strengthen the congregations. So we are walking with the pastorate and its leadership (especially in the Church of Resistance where I reside), at their pace, listening to them with great intent, observing their processes of life, learning and talking in formal and informal gatherings.

What led you to engage in this calling?

God answered our prayers to return to Mexico in 2005, for a Disciples of Christ Women activity in the Sierra Huasteca in San Louis Potosi. However, God sent us to Argentina, where we feel loved, accepted and there is room to do what God wants us to develop, with whom they have come to be our people, too.  So what leads us to participate in this call is the love for the work of God and the recognition that God wants to share with others how much He has given us. God has called us to walk with the people of Argentina and Paraguay, where we arrived on Thursday, May 2, 2013; in that place we were received by beautiful people.

Is there a passage of scripture that carries special meaning in your daily work?

The first calling that I can identify where I felt the Word become life in me was the biblical portion of Mark 6:30-44 "Give them something to eat."  I took that biblical reading as a deep call to consecrate my life to the service of God and share what God had given me.  I have to share that peace, love and support that God gives to his people to face every challenge in life.  It's the moment to continue accompanying our people according to their needs, not abandoning them in the middle of their shortfalls.  We must continue to keep feeding physically, emotionally and spiritually the people. So help us God.

What are some of the challenges that our partners in Argentina are facing?

I’d like to present at this moment a great challenge that the Church of Resistance is facing. Their youth and adolescents, which are not many, have been given the task of working on a mission for many years in Fortuna.  The Mission of Fortuna is located in an area of ​​extreme poverty, the streets are unpaved when it rains it can transit.  God has given us the opportunity to join this group of youth and adolescents, some whose mothers join.  There they are attending around 9-13 children.  They are given songs, Bible classes and come with bread.  They wait for us every Saturday, because whenever I'm in Resistance, we accompany these youth that are rising.  

We could say of a lot of things we need, such as put conditions on the structure of the mission, equipment, materials and others.  But what we really need and which we ask is for you to help us pray for a young adult or adult, that God places this call to ministry; and this effort of young people and adolescents with the children of that community can be formally channeled as a place of worship and care for the fathers, mothers and adults in the community.  To supply what each family needs, the manifestation of the love of God spiritually, emotionally and socially. We will be grateful for your prayers.

What lesson have you learned working alongside the people of Argentina?

I’ve observed a faithful group that loves God and the church unconditionally.  Seeing the brothers and sisters, yes, women also of the congregation arrive to the services or activities on Saturday and Sunday in public groups, scooters and bicycles, no matter the time, has been something I’ve admired and celebrate.  It has shown us a lesson in the sense of responsibility and the manifestation of God’s love in people who do not make excuses to arrive to the temple.  The church in the North Region of Argentina is sustained by courageous people who love God and the church.  We pray for more committed people so that the work is fulfilled with the mission of the gospel and with communities.

DESCRIPCION DE LOS TRABAJOS DE PARTNERS Y COMO SE ESTA HACIEDO LA DIFERENCIA

Dios nos da hermosos privilegios, que nos permiten llegar a otras tierras donde podamos compartir y aprender sobre la experiencia de fe que nos permite hermanarnos y servir en amor, camaradería y solidaridad.  Luego de 17 años de estar pastoreando en la ciudad de Caguas, P.R., Dios nos permite llegar a lejanas tierras, para conocer y acompañar un pueblo que nuestro Dios ya ha estado cuidando con mucho amor.  Ser parte del proyecto de Dios es un privilegio inmerecido.  Es el poder llegar donde hay una gente que me recibe con mucho amor y atenciones.  Un pueblo creyente sencillo, trabajador y servicial que adora y ama a Dios de manera muy linda.  Por lo que tengo que decir gracias Dios por este don tan precioso que nos has dado de llegar a Argentina, a la tierra del Chaco, para juntos cumplir con la misión que  nos ha sido encomendada.  Hemos tenido la oportunidad de compartir, hablar diáfanamente donde se abren espacios para conocer, escuchar y aprender de cada pastoral y sus lideratos; pero a su vez con la oportunidad de compartir estrategias, planes de trabajo, nuestro amor y comprensión.  Estamos ubicados en la Región norte donde hay tres congregaciones: Resistencia, Barranqueras y en la comunidad de General Vedia, en el Chaco Argentina.  Hemos iniciado el proceso de ir conociendo cada una de las congregaciones, compartiendo con ellas, lo que nos ha permitido el iniciar junto a los pastores posibles estrategias para fortalecer las congregaciones.  La diferencia la hace la capacidad de este liderato de reconocer áreas de necesidad, el dejarse ayudar, y de esta manera poder caminar juntos hacia el proyecto de Dios en la Región Norte de Argentina.

DESCRIPCION DE SU TRABAJO Y COMO SE AJUSTA A LOS OBJETIVOS AMPLIOS DE LOS PARTNERS

Las congregaciones de Argentina tienen necesidades particulares.  Y en estos dos meses no cumplidos, al habernos establecido a vivir en una de la casa pastoral de una de las congregaciones del Chaco, eso ha facilitado el que hayamos iniciado con estas congregaciones una hermosa relación de partners.  Nuestra responsabilidad va guiada a lo que sería el asesorarles en todos los procesos que corresponda para el apoyo de cada congregación y la hermandad con la Iglesia Discipulos de Cristo de Paraguay.  Labor que ha sido iniciada en la Región Norte de Argentina, donde se han abierto las puertas para una colaboración activa, unidos y con muchos deseos de poder desarrollar estrategias que fortalezcan las congregaciones.  Por lo que estamos caminando con el Pastorado y su liderato (especialmente en la Iglesia de Resistencia donde resido), a su ritmo, escuchándoles con mucha intencionalidad, observando sus procesos de vida, aprendiendo y conversando en tertulias formales e informales. 

¿QUE LE LLEVO A PARTICIPAR DE ESTE LLAMADO?

De joven, recién casada, junto a quien fue mi esposo del cual enviude, nos fuimos a predicar a diversos lugares de los Estados Unidos, mi esposo fue a Colombia y Republica Dominicana y juntos fue que fuimos a los Estados Unidos y México.   En México nos detuvimos varios meses donde nos establecimos en Clanepankla (No sé cómo se escribe), junto a una familia que conocimos en la Iglesia Asambleas de Dios de East Chicago, E. U..  Allí llegamos y le ayudamos a levantar una obra en Tizayuca y hacíamos trabajo de comunidad en Tenayuca, que era el área donde vivía su familia.  Esta experiencia marco nuestra vida.  Fue necesario salir y regresar a nuestra gente en Puerto Rico, donde mi esposo enfermo de un paro renal y tuvimos que establecernos en nuestro país.  Pero siempre oraba, para que Dios me diera nuevamente el privilegio de llegar a México.  Fue un periodo de preparación para esta etapa de vida, aunque en aquel momento no lo entendiera.  Porque fue un espacio donde trabaje en el Departamento de la Familia en Puerto Rico, estudie en el Seminario Evangélico de P.R. y por la gracia de Dios obtuve un Doctorado en Ministerios en el Theological Seminary of Mc Cormic, Chicago.  El resultado de todo esto fue: Obtuve la experiencia de trabajo secular por 17 años, Pastoree en la Iglesia Cristiana (Discipulos de Cristo) en Puerto Rico por 20 años, donde fui ordenada.  Enviude y Dios me dio el privilegio de conocer y casarme con quien es mi actual esposo, Pedro A. Carlo y Dios contesto mi oración de volver a México en el 2005, a una actividad de Mujeres Discipulos de Cristo en la Sierra Huasteca en San Louis Potosí.  Sin embargo, Dios nos envió a Argentina.  Donde nos sentimos amados, aceptados y hay espacio para hacer lo que Dios quiera que desarrollemos, con quienes han venido a ser nuestra gente también.  Así que lo que nos lleva a participar de este llamado es el amor por la obra de Dios y el reconocimiento de que Dios quiere que comparta con otros, lo mucho que El nos ha dado.  Dios nos ha llamado a caminar con la gente de Argentina y el Paraguay a donde llegamos el jueves 2 de mayo de 2013, en aquel lugar me recibió gente linda.

PASAJE BIBLICO QUE TIENE UN SIGNIFICADO ESPECIAL EN SU TRABAJO DIARIO

El primer llamado que yo identifico donde sentí que la Palabra se hacía vida en mi, fue la porción bíblica de Marcos 6:30-44  “Dadles vosotros de comer”. Esa lectura bíblica la tome como un profundo llamado a consagrar mi vida para el servicio de Dios y compartir lo que Dios me había dado.   Me crie en un hogar cristianos, lleno de alegría, paz y seguridad.  A los dos años de casada, enfrente la enfermedad terminal de mi primer esposo por 19 años de los que estuvo enfermo 16. Pude experimentar la paz de Dios en medio de las crisis.  Fui sostenida y apoyada por el amor de la familia, la Iglesia y comunidad en que me relacionaba.  Hoy, tengo que compartir esa paz, amor y sostén que Dios da a los suyos para enfrentar cada reto en la vida.  Es el momento de continuar acompañando a nuestra gente según sus necesidades, no abandonarlos en medio de sus insuficiencias.  Hay que seguir dando de comer física, emocional y espiritualmente al pueblo.  Así nos ayude Dios.

¿CUALES SON ALGUNOS DE LOS RETOS QUE EL PARTNERS O USTED MISMO SE ENFRENTAN?

Quisiera presentar en estos momentos un gran reto que está enfrentando la Iglesia de Resistencia.  Sus jóvenes y adolescentes, que no son muchos, se han dado a la tarea de trabajar en una Misión de hace muchos años en Fortuna.  La Misión de Fortuna esta ubicada en un sector de extrema pobreza, las calles están sin asfaltar que cuando llueve se pueden transitar.  Dios nos ha dado la oportunidad de acompañar a este grupo de jóvenes y adolescentes, a quienes se les une alguna mamá. En ella se están atendiendo alrededor de 9 a 13 niños/as.  Se les da canticos, clase bíblica y lechita con pan.  Nos esperan cada sábado, porque siempre que estoy en Resistencia acompañamos a esta juventud que se levanta. 

Pudiéramos decir de muchas cosas que necesitamos, tales como poner en condiciones la estructura de la misión, equipo, materiales y otras.  Pero lo que realmente necesitamos y por lo cual solicito que nos ayuden a orar es un o una joven adulto/a, o adulto/a, que Dios ponga ese llamado ministerial; y este esfuerzo de jóvenes y adolescentes con la niñez de esa comunidad pueda ser canalizada formalmente como un lugar de adoración y se puedan atender a los padres/madres y adultos de la comunidad.  Para suplir lo que cada familia necesita, la manifestación del amor de Dios espiritual, emocional y socialmente.  Vamos a estar muy agradecidos de sus oraciones.

¿CUAL ES LA LECCION QUE HA APRENDIDO DE NUESTRO SOCIO QUE CREE QUE DEBERIA SER COMPARTIDO CON LAS IGLESIAS DE LOS E.U.?

He observado a un grupo fiel que ama a Dios y a la Iglesia incondicionalmente.  Ver a los hermanos/as, si, mujeres también de la congregación, llegar a los cultos u actividades de los sábados y domingos en colectivo públicos, motoras y bicicletas, no importa la hora, ha sido algo que admiro y celebro.  Nos han dado una lección de sentido de responsabilidad y de la manifestación del amor de Dios en gente sencilla que no pone excusas para llegar al templo.  La Iglesia de la Región Norte de Argentina está sostenida por gente valiente que ama a Dios y a la Iglesia.  Oremos para que sean más los comprometidos para que la obra continúe cumpliendo con la misión del evangelio y con las comunidades.


More from Pedro Carlo


Pedro Carlo Muniz