Diciembre 2015: Proteger a la humanidad migrante

“porque en Él vivimos, nos movemos y somos.” Hechos 17:28a

Escuché el sonido de una banda de marimba jugando desde lejos y pensé: "Esta es la Guatemala que conozco." Habíamos viajado a Tecún Umán, Guatemala, para asistir a la primera Conferencia Binacional (Guatemala, México) sobre Migración, Niñez y Frontera. Pero Tecún Umán no se parecía en nada a la Guatemala que conozco.

Nos dimos un paseo por el pueblo y bajamos hasta el río Suchiate. Había una sensación de tensión, desesperación y la angustia que llenó el aire. Había multitudes de inmigrantes de entre 12 a 25 años en todas partes. Comprendimos que el mayor comercio de Guatemala a México es la humanidad.

Cientos de centroamericanos buscan un lugar para descansar sus pies, sus corazones y su incertidumbre en la Casa del Migrante. Nos ofrecieron una experiencia empática y educativo sobre la realidad de los migrantes especialmente de las mujeres y la niñez. La raíz del problema, según el Padre Juan Luis Carbajal, es la manifestación de la migración forzada como una expresión de la violencia. Después de trabajar durante más de dos décadas con una organización juvenil basada en la fe, una trabajadora católica con vehemencia definió "la diferencia entre la migración de hoy: ya no en la búsqueda del  sueño Americano—sino una manera de escapar de la pesadilla llamada violencia en Centroamérica ".

Un resultado de la Conferencia fue una declaración pública pidiendo una respuesta más digna a la actual crisis que afecta a los centroamericanos que huyen de la violencia extrema en sus países. Una alianza ecuménica también ha abierto oportunidades para trabajar por y fortalecer los esfuerzos de protección humana sostenibles en América Central.

Gloria Vicente Canú sirve con el Consejo Ecuménico Cristiano de Guatemala (CECG). Su nombramiento es posible gracias a sus ofrendas al Fondo Discípulos Misión, la misión más amplia de nuestra Iglesia y sus ofrendas especiales.