La posada

At the grocery store yesterday, the smells from a newly arranged corner of the fruit and vegetable area transported  me back to my early childhood at the Theological Community in Mexico City.  There were "tejocotes" (the internet translates this fruit as the Mexican hawthorne), cinnamon sticks, "piloncillo" (blocks of distilled and hardened sugar cane), tangerines, raw sugar cane, raisins and tamarind fruit, the ingredients for the Mexican Christmas hot punch, neatly arranged in preparation for the coming of advent. I just stood there a minute breathing in the memories.

Elena1.jpg"La Posada," the Mexican Christmas party, is a special time to remember how Mary and Joseph could not find a place in a Bethlehem inn. I remember the delicious spicy smell of the hot punch lacing the cold winter night as we decorated with paper flags and a crèche (in our family, complete with the kings traveling to the manger on the flat cars of a Lionel train!) The piñatas back then were stars made of paper maché with a clay pot core, not filled so much with candy as they are nowadays, but with raw sugar cane (we would rip the peel off with our teeth, suck on the sweet fibers, and then spit these out into the yard when we were finished) and tangerines. I still love tangerines while I am forever leery of piñatas! I haven't forgotten how as children we had to dodge the flying shards of the clay pot breaking at the wild swings of a blindfolded child armed with a wooden broomstick. In Spanish, we would question, "¿a quién se le ocurre?" or "who came up with that bright idea?"

One of the Christmas carols sung especially during "La posada" has been running through my mind all month. This traditional song involves reenacting part of the Christmas story. Most of the partygoers stand outside the home or place where the party has been prepared. They are dressed in costumes and two people are chosen to represent Mary and Joseph. Those inside the house represent all who filled the inn, and someone is selected to be the keeper. Then those outside and inside each sing a verse of the following carol.

Joseph, Mary and those outside sing:
En el nombre del cielo os pido posada, pues no puede andar mi esposa amada. 
In the name of heaven, I ask you for shelter for my beloved wife can go no farther.

The innkeeper and those inside respond:
Aquí no es mesón, sigan adelante. Yo no puedo abrir, no sea algún tunante.
This is not an inn, get on with you. I cannot open the door, you might be a rogue.

Joseph, Mary and those outside sing:
No seas inhumano, tennos caridad, que el Dios de los cielos te lo premiará.
Do not be inhuman, show some charity and God in heaven will reward you.

The innkeeper and those inside respond:
Ya se pueden ir y no molestar, porque si me enfado, los voy a apalear.
You may go now and don´t bother us anymore, because if I get angry, I will beat you.

Joseph, Mary and those outside sing:
Venimos rendidos desde Nazaret. Yo soy carpintero, de nombre José.
We are worn out, all the way from Nazareth. I am a carpenter named Joseph.

The innkeeper and those inside respond:
No me importa el nombre, déjenme dormir, pues ya les digo que no hemos de abrir.
Never mind your name, let me sleep. I´ve already told you, we won´t open the door. 

Joseph, Mary and those outside sing:
Posada te pedimos, amado casero, por sólo una noche para la Reina del Cielo.
We request lodging, dear innkeeper, for only one night, for the Queen of Heaven.

The innkeeper and those inside respond:
Pues si es una Reina quien lo solicita, ¿cómo es que de noche anda tan solita?
If she is a queen who is asking, why is it that she´s out at night, wandering so alone?

Joseph, Mary and those outside sing:
Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va a ser del Divino Verbo.
My wife is Mary, she is the Queen of Heaven, she will by the mother to the Divine Word.

The innkeeper and those inside respond:
¿Eres tu José? ¿Tu esposa es María?  Entren, peregrinos, no los conocía.
Is that you Joseph?  Your wife is Mary?  Enter pilgrims, I didn´t recognize you.

Joseph, Mary and those outside sing:
Dios pague señores, vuestra caridad, y que os colme el cielo de felicidad.
May the Lord reward you for your charity, and may heaven fill you with happiness.

The innkeeper and those inside respond:
Dichosa la casa que abriga este día a la Virgen Pura, la hermosa María.
Blessed is the home harboring on this day, the pure virgin, the beautiful Mary.

At this point, the door is opened and those outside enter as all sing:
Entren santos peregrinos, peregrinos, reciban este rincón, no de esta pobre morada sino de mi corazón.
Esta noche es de alegría, de gusto y de regocijo, porque hospedaremos aquí a la Madre de Dios Hijo.

Enter holy pilgrims, pilgrims, receive this corner, not of this poor dwelling, but of my heart.
Tonight is for happiness, for pleasure and rejoicing, for tonight we will give lodging to the Mother of God the Son.

I have been thinking about these words and whether Mary, Joseph, and their unborn child would called by a different name today. Could they be tourists, migrants, refugees, sojourners, or internally displaced persons instead of pilgrims?

We have all of these here in Chiapas as we prepare to celebrate advent, "La posada" and Christmas. While the world news focuses on one migrant caravan, and the Mexican government attempts to respond to internal and international pressure, the news and the government are silent with regards to the over 1000 children, women, men, and elderly illegally evicted from their lands last week here in the Chiapan highlands. This is another of several communities to be forcibly removed from their lands in the last year.  Political parties, international mining, energy and forestry companies as well as the cartels are vying for the valuable land where the native Mayan people have lived. One strategy for "emptying" areas of their populations in order to free territory for business is to pit one community against another, stirring the embers of unresolved land titles. It is nearly impossible to unravel the tangled web of the interests and secret alliances of the big three power brokers: the Mexican government with its political parties, the multinational companies and the mafia (who traffic weapons, drugs and people.)

  • Internally displaced people come, fleeing from violence in their mountain communities.
  • Tourists from Europe and the United States come to see the ancient Mayan archeological sites.
  • Migrants from the Caribbean, Central and South American countries come, some to stay and some on their way to the US. 
  • Refugees come, escaping from death threats especially in Honduras and el Salvador and now also Nicaragua.
  • Pilgrims come, seeking alternative medicines from Mayan healers or to visit communities in resistance and learn from their political and social proposals.
  • Sojourners come, people who fall in love with the beauty and diversity of Chiapas, stay a while, and then move on.

In southern Mexico, people are constantly on the move. Hence, it is wonderful place to practice the gifts and challenges of hospitality. The people of the Roots in the Ruins: hope in trauma program in Juchitán, Oaxaca, whom I have been visiting for over a year ever since the September 2017 earthquakes, are an example of how the hospitality of "La posada" expresses itself in the Mexican day to day. Some are not yet living in their own homes after the earthquakes because they can't afford the rising costs of construction. Others do not yet have jobs because local businesses have not recovered from the disaster. And yet, as the most recent migrant caravan from Central America passed about 25 miles from their town, they spent several weeks preparing hot meals, driving out to the highway where the migrants passed, and serving those in need in any way they could. 

We know what it is like to be without a home, to want something better for your family, but to feel powerless. We also know how it feels to receive the love, care and accompaniment of the people of God who came to us in the hour of our greatest need. We had to share what little we have with those who have nothing, not even a safe place to sleep.

The people of Juchitán have inspired me to find new ways to celebrate "La posada," the Mexican hospitality party this Christmas. I invite you, too, to open a corner of  your hearts to pilgrims, tourists, migrants, refugees, sojourners, and internally displaced persons and to remember Hebrews 13:2 (CEV) "Be sure to welcome strangers into your home. By doing this, some people have welcomed angels as guests, without even knowing it."


Ayer en el supermercado, el olor de un arreglo nuevo en un rincón de la sección de frutas y verduras me transportó a mi infancia en la Comunidad Teológica de la Ciudad de México.  Habían tejocotes, canela, piloncillo, mandarinas, caña de azúcar, pasas y tamarindos, los ingredientes para el ponche caliente de la navidad Mexicana.  Me detuve un momento para respirar los receurdos.

"La posada," la fiesta Mexicana de la navidad, es un tiempo especial para recordar cómo María y José no pudieron encontrar dónde quedarse en Belén.  Recuerdo el dulce olor del ponche llenando la noche fría de invierno conforme decorábamos con papel picado y el pesebre. (¡En mi familia, llegaban los reyes magos al pesebre en el tren de juguete de mi papá!)  Las piñatas de aquel entonces eran estrellas de papel maché pero con corazón de olla barro, llenas no de dulces como hoy día, sino de caña de azúcar (que pelábamos con los dientes, y después de chupar las fibras, escupíamos en el patio) y de mandarinas.  ¡Hasta este día, me encantan las mandarinas y evito las piñatas!  No me se me puede olvidar cómo, de niños, teníamos que esquivar los filudos pedazos de olla que volaban por el aire después de los alocados batazos de algún niño vendado armado con un palo de escoba.  ¿A quién se le ocurre?!!

Uno de los villancicos de navidad que se canta durante "la posada" ha estado en mi cabeza todo el mes.  Este canto tradicional involucra la representación de una parte de la historia de navidad.  La mayoría de los asistentes se quedan afuera de la casa o el lugar donde se ha preparado la fiesta.  Se visten con disfraces y dos personas representan a María y José.  Aquellos que están dentro de la casa representan a los que llenaban la posada, y entre ellos, se selecciona a alguien para representar al dueño.  Los que están afuera y los que están adentro se turnan cantando el siguiente villancico.  

José, María y los que están afuera cantan:
En el nombre del cielo os pido posada, pues no puede andar mi esposa amada.   

El dueño de la posada y los que están adentro responden:
Aquí no es mesón, sigan adelante. Yo no puedo abrir, no sea algún tunante.

José, María y los que están afuera cantan:
No seas inhumano, tennos caridad, que el Dios de los cielos te lo premiará.

El dueño de la posada y los que están adentro responden:
Ya se pueden ir y no molestar, porque si me enfado, los voy a apalear.

José, María y los que están afuera cantan:
Venimos rendidos desde Nazaret. Yo soy carpintero, de nombre José.

El dueño de la posada y los que están adentro responden:
No me importa el nombre, déjenme dormir, pues ya les digo que no hemos de abrir. 

José, María y los que están afuera cantan:
Posada te pedimos, amado casero, por sólo una noche para la Reina del Cielo.

El dueño de la posada y los que están adentro responden:
Pues si es una Reina quien lo solicita, ¿cómo es que de noche anda tan solita?

José, María y los que están afuera cantan:
Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va a ser del Divino Verbo.

El dueño de la posada y los que están adentro responden:
¿Eres tu José? ¿Tu esposa es María?  Entren, peregrinos, no los conocía.

José, María y los que están afuera cantan:
Dios pague señores, vuestra caridad, y que os colme el cielo de felicidad. 

El dueño de la posada y los que están adentro responden:
Dichosa la casa que abriga este día a la Virgen Pura, la hermosa María.

En este momento, se abre la puerta y los que están afuera entran y todos cantan:
Entren santos peregrinos, peregrinos, reciban este rincón, no de esta pobre morada sino de mi corazón.
Esta noche es de alegría, de gusto y de regocijo, porque hospedaremos aquí a la Madre de Dios Hijo.

He estado pensando en estas palabras y si acaso María, José y su bebé aun por nacer serían llamados por otros nombres hoy día.  ¿Serían acaso turistas, migrantes, refugiados, viajeros o desplazados en vez de peregrinos?

Tenemos todos los anteriores aquí en Chiapas al estar preparando para el adviento, la posada y la Navidad.  Mientras que las noticias mundiales se enfocan en una caravana de migrantes, y el gobierno Mexicano trata de responder a la presión interna e internacional, las noticias y el gobierno se mantienen en silencio en cuanto a los más de mil niños, mujeres, hombres y ancianos forzados a salir de sus tierras la semana pasada aquí en los altos Chiapas.  Esta es una de varias comunidades forzadas a desplazarse en los últimos años.  Partidos políticos y compañías mineras, energéticas o forestales igual que los carteles  se pelean por las valiosas tierras donde han vivido los pueblos originarios.  Una estrategia para "vaciar" estas áreas de sus poblaciones y abrir el territorio a "nuevos negocios" de todo tipo, ha sido hacer que una comunidad se pelee contra la otra, soplando sobre las brazas de conflictos territoriales nunca resueltos.  Es casi imposible desenmarañar el tejido de intereses y alianzas secretas entre el gobierno y los partidos políticos, las multinacionales y las mafias (que trafican en armas, drogas y personas. )

  • Los desplazados vienen, huyendo de violencia en sus comunidades escondidas entre los cerros.
  • Los turistas de Europa y Estados Unidos vienen a ver los sitios arqueológicos de las antiguas civilizaciones
  • Los migrantes del Caribe y Centro y Sur América vienen, algunos de paso a Estados Unidos, y otros para quedarse.
  • Los refugiados vienen, escapando de amenazas de muerte especialmente en Honduras y El Salvador, y ahora de Nicaragua, también.
  • Los peregrinos vienen buscando medicina alternativa de sanadores Maya o para visitar las comunidades en resistencia y aprender de sus propuestas políticas y sociales.
  • Viajeros vienen, personas que se enamoran de la belleza y diversidad de Chiapas, se quedan un tiempo, y luego se van otra vez.

En el sur de México, las personas están en constante movimiento.  Por lo tanto, es un lugar maravilloso para practicar los dones y los desafíos de la hospitalidad.  Los hermanos y las hermanas del programa Retoños en las ruinas: esperanza en el trauma en Juchitán, Oaxaca, a quienes he estado acompañando por más de un año desde los terremotos de septiembre 2017, son un ejemplo  de cómo la hospitalidad de "la posada" se expresa en el día a día Mexicano.  Algunos aun no han regresado a sus casas después de los terremotos porque no han podido lidiar con los costos exagerados de la reconstrucción.  Otros aun no tienen trabajo pues no se han repuesto los negocios locales.  Y sin embargo, cuando el más reciente de las caravanas migrantes desde Centroamérica pasó como a 50 kilómetros de su ciudad, por varias semanas prepararon comida caliente, y viajaron hasta la carretera por donde pasaron los caminantes, y atendieron a sus necesidades como podían. 

Sabemos cómo se siente estar sin hogar, el querer algo mejor para la familia, pero sentirse impotente.  También sabemos cómo se siente al recibir el amor, el cuidado y el acompañamiento del pueblo de Dios que vino a nosotros justo en el momento de nuestra mayor necesidad.  Teníamos que compartir lo poco que teníamos con los que no tenían nada, ni siquiera un lugar seguro donde dormir.

Los hermanos y las hermanas de Juchitán me han inspirado para encontrar nuevas formas para celebrar "la posada", la fiesta mexicana de la hospitalidad, en esta navidad.  Les invito a que todos abramos un rincón de nuestros corazones a peregrinos, turistas, migrantes, refugiados, viajeros y desplazados y a recordar lo que dice Hebreos 13:2 (DHH) "  No se olviden de ser amables con los que lleguen a su casa, pues de esa manera, sin saberlo, algunos hospedaron ángeles."


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.