Noviembre 2010 en español

El año de la cruz

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: —Si alguien quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Mateo 16:24

Llegué a El Salvador hace casi un año sin saber qué esperar. Justo cuando estaba llegando, la Iglesia Luterana Salvadoreña, para la cual trabajo, selecciono el tema de su ministerio para el año siguiente. Escogieron "Tome su cruz y sígame" (Mateo 16:24). Había venido a El Salvador esperando aprender cómo Dios obra en una cultura nueva pero aprendí sobre la cruz y lo que significa en El Salvador.

Muchos recuerdan las inundaciones causadas por el huracán Ida en noviembre pasado y la destrucción que causaron en todo el país. Llegó una ola de ayudas al saberse la noticia de las inundaciones, pero cuando el recuerdo se fue disipando, las ayudas se fueron reduciendo. Mientras tanto, el largo y seco verano que prosiguió dejó a los salvadoreños buscando maneras para sostener a sus familias. Los salvadoreños estaban cargando la “cruz” de las inundaciones y del calor que había quemado lo que quedaba de las cosechas las cuales hubiesen alimentado a sus familias por un año. Pero las organizaciones ecuménicas tomaron la cruz y les suplieron alimentos a varias comunidades y le dieron seguimiento a cada una. Las personas que ofrendan a la Semana de la Compasión y La Gran Hora de Compartir tomaron su cruz y ayudaron grandemente. Pero la lucha continua. Las lluvias tan esperadas llegaron este año, no como una bendición sino como otra ronda de inundaciones.

La Iglesia Luterana tomó la cruz junto con muchos proyectos de agricultura en El Salvador los cuales proveyeron los tan necesitados alimentos. Me doy cuenta de que no esperaron a que viniera la crisis para comenzar a sembrar. Ya habían comenzado estos proyectos mucho antes de las inundaciones. De esta forma, vi a cristianos en El Salvador tomar sus cruces. Je visto una Iglesia que ha  cuida de las personas y cosecha semillas de esperanza en la tragedia.

Oremos para que aspiremos a mejorar la vida de los que nos rodean tomando nuestra cruz y siguiendo a Cristo.

Nicolás Green sirve en El Salvador as como voluntaria a largo plazo con la Iglesia Evangélica Luterana de El Salvador.  Da apoyo al Programa Nacional con la Juventud y la Familia del Sínodo de la Iglesia Evangélica Luterana de El Salvador.