Octubre 2015: Al tocar el corazón del dragón

Él, levantándose, reprendió al viento y dijo al mar: —¡Calla, enmudece! Entonces cesó el viento y sobrevino una gran calma. Marcos 4:39

El segundo día de nuestro retiro de toda la iglesia, nos fuimos en un viaje de turismo por la ciudad de Trang. Primero parecía un tranquilo paseo en pequeños botes de remos. Entramos en una cueva que rápidamente se tornó más y más pequeña y más estrecha y el navegante nos dijo que íbamos a través del "vientre del dragón." Teníamos que quitarnos los zapatos y acostarnos boca arriba durante al menos 20 minutos. Luego el barco llegó a los lados del "vientre de dragón" y daba golpes contra el mismo infinidad de veces. Los navegantes también estaban acostados, tirando de nosotros asiendo la roca que estaba por encima de nosotros o en ambos lados. Entonces el dragón "nos mordió" a algunos de nosotros en el estómago, incluyéndome a mí; es decir, que tuvieron que raspar nuestros estómagos más allá de la roca. Así como la cueva comenzó a aumentar de tamaño de nuevo, el navegante nos dijo que tocáramos una gran roca redonda que estaba colgando hacia abajo en el lado derecho del barco, el "corazón de dragón", nos dijo. No mucho tiempo después de esto, empezamos a sentir una brisa y ver un poco más de luz y luego nos deslizamos fuera de la "boca del dragón."

He comenzado a ver similitudes en nuestra fe cristiana. Tenemos que poner toda nuestra confianza en Cristo, aún cuando estemos acostados sobre la espalda. En realidad no estamos a cargo de esta vida, sino que tenemos que dejar que Jesús sea nuestro piloto. En ocasiones incluso seremos “mordidos”. Cuando Jesús estaba durmiendo en la parte trasera del barco y había una tormenta, sus discípulos comenzaron a entrar en pánico. Él trajo la paz y fueron capaces de llegar a su destino sin sufrir lesiones. Cuando ponemos nuestra confianza en Cristo y como pasajeros nos acostamos boca arriba mientras pasamos a través de la "barriga del dragón", entonces cuando Dios será nuestro tesoro, maestro, piloto y guía y saldremos brillando como el oro.

Anne Gregory sirve con la Iglesia de Cristo en Tailandia. Su nombramiento es posible gracias a sus ofrendas al Fondo Discípulos Misión, la misión amplia de nuestra Iglesia y sus ofrendas especiales.


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.
United States and CanadaLatin America and the CaribbeanAfricaMiddle East and EuropeSouthern Asia East Asia and the Pacific

Contact Information