Septiembre 2018: No es en vano

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” 1 Corintios 15:58. 

La Clínica Emmanuel en Loapalos, Timor Oriental, recibió a un equipo de dentistas de la Iglesia para Unir la Brecha en Brisbane, Australia. Fue su segunda visita a la clínica. Durante cuatro días, diez horas, ocuparon dos habitaciones en la clínica, sacando dientes y llenando las caries de personas que raramente han recibido atención médica oral de ningún tipo.

Durante la visita, nos sentamos junto a miembros de ambas iglesias y hablamos sobre la importancia de conectar culturas y fronteras nacionales como el cuerpo de Cristo. Los equipos de La Brecha y de Emmanuel acordaron una asociación con la iglesia y encontraron varias áreas para trabajar juntas. Ambas congregaciones acordaron que el objetivo principal es aprender una de la otra y orar la una por la otra.

Cuando cerramos nuestra reunión, el grupo de la Iglesia Emmanuel, que también es personal de la clínica, agradeció al equipo dental por su visita. Expresaron la esperanza de que regresaran de nuevo y señalaron que la necesidad de atención dental es muy grande en Lospalos. Varias personas reconocieron que el equipo dental solo estaba "arañando la superficie" al abordar las necesidades, un tema para este tipo de ministerio. Desde Moisés hasta MLK Jr., Oscar Romero, Dorothy Day y miles de santos no reconocidos en el medio, la realidad del discipulado fiel es que, no importa cuán duro trabajes, no puedes arreglar todos los problemas, curar todas las heridas o calmar todas las ansiedades.

La seguridad es que las pequeñas cosas que hacemos en la fe no se desperdician. Ya sea marchar por la justicia en la Campaña de los Pobres o sacar dientes en un rincón remoto del sudeste asiático, no es en vano. Y la promesa es que nuestro trabajo hecho "en Dios", aunque aparentemente sea insignificante, se completará en la nueva creación.

Si bien el discipulado cristiano siempre implica el compromiso con el dolor y el sufrimiento del mundo, no necesitamos ser abrumados por él. La resurrección de Cristo significa que un nuevo mundo está en camino. Somos, por lo tanto, convocados para sumarnos. Los simples actos de misericordia, las palabras de consuelo y los actos proféticos de justicia no son en vano. Son los ingredientes de la esperanza y los signos del futuro de Dios que irrumpe en el presente.

Tom y Mónica Liddle sirven con la Iglesia Protestante del Este de Timor. Su nombramiento es posible gracias a sus ofrendas al Fondo de Misión de Discípulos, a la misión más amplia de nuestra iglesia y a sus ofrendas especiales.


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.