Diciembre 2011 en español

El regalo de compartir ideas

Así como abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.  2 Corintios 1: 5

Esperaba la llegada del grupo con excitación—¡parecía algo así como la anticipación de los regalos en Navidad! Siempre he disfrutado el acompañar a los grupos que viene a visitar la Iglesia Luterana salvadoreña. Cuando viene un grupo, hay muchos regalos, como las amistades que crecen en hermandad, una palabra que significa “unidad”  pero no captura el sentido completo. Piensen en unidad y hermandad todo junto en la misma pupusa, una comida tradicional salvadoreña. De la misma forma en que la pupusa contiene granos, queso y cerdo molido, todo unido en una tortilla de maíz, la hermandad contiene diferentes culturas, lenguajes y trasfondos todos unidos en una fe y esperanza común.


Hace unas semanas atrás, estaba esperando la llegada de unas amistades que había hecho en la Iglesia Misión Cristiana de Nicaragua. Venían para reunirse con líderes de Iglesias que estaban trabajando en proyectos de misión similares. En ambos países, mientras las luchas económicas se levantan, el acceso a las necesidades básicas se torna más y más difícil y la habilidad de las familias para proveer su propio alimento se vuelve más y más necesaria. Las Iglesias en ambos países tienen programas orientaos a alimentar a las familias en varias comunidades ayudándoles a cosechar su propio alimento. Mientras más el grup compartía unos con los otros, crecía la emoción y más se ayudaban a resolver los retos de cada uno. Al final de la visita, los grupos había aprendido tanto unos de los otros. Se comprometieron a reunirse de nuevo el próximo año para profundizar en su trabajo y la hermandad.

Oramos para que crezca la hermandad en nuestras congregaciones al igual que la inspiración para compartir el amor de Dios.

Nicholas Green sirve en El Salvador como voluntario a largo plazo con la Iglesia Evangélica Luterana de El Salvador.  El da apoyo a la juventud nacional por medio del Programa de Familia y Género del Sínodo Evangélico Luterano y también da asistencia al Programa de Comunicación.